Delegación de Bilbao:
C/ Diputación, 8 2ªPta
Deptos 12-13
48008, Bilbao
Delegación de Madrid:
C/ Velázquez, 12 4º
28006, Madrid

LAS HUMEDADES

Las lluvias agudizan el problema de las humedades

Boletines meteorológicos anuncian algunas tormentas primaverales para los próximos días en la ciudad de Bilbao, LAS HUMEDADES COMUNIDADESdonde se producirá abundante nubosidad y algunos chubascos de origen tormentoso con carácter disperso. Este tipo de fenómenos meteorológicos conlleva a la aparición de las humedades que dañan las estructuras de los edificios.

Por lo general, las humedades se observan con mayor incidencia en: las terrazas, los áticos, los techos, las plantas altas, los sótanos y garajes, pero pueden permanecer ocultas durante años y hacerse evidentes cuando el daño en las estructuras es irreversible. Por esta razón, los copropietarios deben estar atentos ante cualquier  evidencia, para evitar males mayores como el derrumbe de paredes o muros.
Es por ello, que representantes de Administradores de Fincas recomiendan a las comunidades de propietarios, prevenir el problema de las humedades que afecta a los edificios, y que tiene diversas causas, como la capilaridad que daña el suelo, la condensación que se acumula en tuberías y ductos, las filtraciones producto de impermeabilizaciones vencidas o mal realizadas o los derrames originadas por la rotura de tuberías internas, entre otras.
Las lluvias y las humedades

Las lluvias y las humedades son parte del mismo combo y como hemos señalado en artículos anteriores, éstas pueden ser el origen de graves problemas en las edificaciones, porque pueden afectar la solidez en los muros de carga de elementos comunes de los edificios o debilitar las paredes internas de los departamentos o locales, produciendo daños estructurales de gran importancia siendo necesaria la intervención de técnicos y la ayuda de abogados especializados.

Las humedades, también pueden ser generadas por la convergencia de diferentes temperaturas entre el interior y el exterior o por la falta de ventilación ante la imposibilidad de abrir puertas y ventanas, a causa de la lluvia; lo cual produce condensación que convierte el líquido en gas y se adhiere a las paredes, provocando el crecimiento de hongos, manchas, rasgaduras o levantamiento de la pintura.
Este tipo de humedad se corrige fácilmente al airear el espacio, pero la generada  por otras causas, como las filtraciones, requiere de la ejecución de obras que deben ser asumidas por las comunidades de vecinos, cuando las áreas afectadas son elementos comunes.
Responsabilidad de las comunidades de propietarios
Así como en el artículo 9-b de la Ley de Propiedad Horizontal, LPH, se dispone que todo propietario tiene el deber de “Mantener en buen estado de conservación su propio piso o local e instalaciones privativas, en términos que no perjudiquen a la comunidad o a los otros propietarios (…)”; es deber de la comunidad, conservar el edificio en perfectas condiciones, vigilar el desempeño de sus estructuras y garantizar la conservación de las mismas en buen estado de funcionamiento.
De manera que si el origen de la humedad se ubica en algún elemento común, como: bajantes generales, terrazas, desagües, ductos de aires acondicionados centrales, conductores de calefacción, azoteas, jardines, o pasillos, entre otros,  la comunidad de propietarios deberá hacerse cargo de su reparación y asumir el costo de las obras realizadas en  los elementos comunes afectados.
Asimismo, si las afecciones que aparecen en elementos privativos, como viviendas o locales, son provocadas por humedades originadas en elementos comunes, la Comunidad de propietarios es la responsable de solucionar los problemas que éstas ocasionan, así como de reparar los desperfectos originados en las áreas privativas de los departamentos o los locales involucrados.
Recomendaciones prácticas para combatir la aparición de humedades
Especialistas en el área, recomiendan algunas acciones para evitar que las lluvias produzcan las indeseables humedades, tales como: “la limpieza de sumideros, canalones, bajantes y desagües”, la eliminación de objetos y residuos que obstruyan la circulación y evacuación del agua de lluvia al alcantarillado y revisar los tejados para comprobar el estado de las impermeabilizaciones.
No obstante, un consejo práctico para las comunidades de propietarios, es contratar personal especializado para que realice inspecciones técnicas periódicas en sus edificios, a fin de garantizar la detección temprana de situaciones que pudieran causar humedades o ser consecuencia de éstas y corregirlas antes de que produzcan deterioros importantes en sus edificios, los cuales son su patrimonio.
Nadie más interesado en cuidar lo suyo, que su propio dueño.
WWW.GBASOCIADOS.COM

Comments are closed.