Delegación de Bilbao:
C/ Diputación, 8 2ªPta
Deptos 12-13
48008, Bilbao
Delegación de Madrid:
C/ Velázquez, 12 4º
28006, Madrid

INDEMNIZACIÓN POR FALLECIMIENTO DE TRABAJADOR

LA INDEMNIZACION POR FALLECIMIENTO DEL TRABAJADOR
La indemnización por fallecimiento de trabajador y el tema de las indemnizaciones es escabroso, debido a que tributa a la defensa de los intereses de las personas que de una u otra forma están cubiertas por disposiciones legales asumidas por los estados, pero también, abona el terreno para el encubrimiento de actuaciones insanas por parte de individuos que pretenden aprovecharse de contingencias, para sacar provecho del apoyo legal que brinda el sistema de seguridad social.

indemnizacion fallecimiento trabajadorEn el campo laboral, abogados especializados nos indican que la indemnización por fallecimiento de trabajador se constituyen en una protección para los trabajadores y en erogaciones que deben costear las empresas, en atención a la ocurrencia de situaciones que afectan el sano desarrollo de la relación patrón-trabajador. Éstas son consideradas como compensaciones económicas que se otorgan a los empleados o contratados afectados por situaciones, relacionadas con el ejercicio de su actividad laboral dentro de su sitio de trabajo y fuera del mismo.

En España, los trabajadores pertenecientes a una organización cubierta por el sistema de seguridad social, son beneficiados por indemnizaciones, sean éstos: fijos o eventuales, contratados para desarrollar jornadas laborales en tiempo completo o en tiempo parcial, dedicados a desarrollar actividades de producción o administrativas. El propósito de esta acción es proteger a los trabajadores afectados por contingencias físicas o mentales, así como por enfermedades profesionales.
LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES
Se denominan “enfermedades profesionales”, aquellas que se originan por el desarrollo de una actividad laboral en ambientes naturalmente contaminados o antrópicamente descuidados o las que implican una exposición permanente a gérmenes patógenos, bacterias o diversos tipos de agentes contaminantes o a condiciones exigentes.
Cuando un trabajador padece de alguna de las afecciones caracterizadas en el Cuadro de enfermedades profesionales, reconocidas por el Sistema de la Seguridad Social, (descritas en  el artículo 116 de la Ley General de la Seguridad Social), debe recibir una compensación; pero si el trabajador, afectado por una enfermedad profesional o por un accidente laboral muere, la LSS dispone que además de la pensión a los sobrevivientes, se otorgue una indemnización a determinados beneficiarios.
LOS BENEFICIARIOS DE LAS INDEMNIZACIONES POR MUERTE DEL TRABAJADOR

De acuerdo con lo dispuesto en la citada Ley, son beneficiarios de la indemnización por fallecimiento de trabajador a consecuencia del padecimiento de una enfermedad profesional o de un accidente laboral, los siguientes: el cónyuge o pareja de hecho, los separados o divorciados que no hubieran contraído nuevas nupcias o hubiesen constituido una pareja de hecho, siempre que la pensión compensatoria de la que son acreedores quede extinguida por el fallecimiento del causante.

También, corresponde esta compensación al sobreviviente “cuyo matrimonio fuese declarado nulo, siempre que no hubiese contraído nuevas nupcias o hubiesen constituido una pareja de hecho y en proporción al tiempo vivido con el causante sin perjuicio de los límites, en caso de concurrencia de varios beneficiarios”; al cónyuge, pareja de hecho o ex-cónyuge divorciado, separado o con nulidad matrimonial y a los huérfanos, padre o madre, en caso de no existir cónyuge.
LAS INDEMNIZACIONES A LOS SOBREVIVIENTES
Según despachos de abogados, la indemnización a estas personas consiste en el pago de seis mensualidades de la base reguladora de la pensión de viudez y seis mensualidades de la pensión percibida por el causante, si éste era pensionista de incapacidad permanente en el momento de su  fallecimiento.
No obstante, si existe más de un beneficiario, “la distribución de la indemnización se realizará de la misma manera que la pensión de viudedad, incluida la garantía del 40% de la indemnización a favor del cónyuge sobreviviente o del que, sin serlo, conviviera con el causante y fuera beneficiario de pensión de viudedad. Si se trata de un solo beneficiario con matrimonio declarado nulo, le corresponderá una cuantía proporcional al tiempo convivido en matrimonio con el fallecido”, según la LGSS.
En el caso de no existir cónyuge, la Ley dispone que serán beneficiados: los hijos huérfanos con una mensualidad similar a la base reguladora de la pensión de orfandad y seis mensualidades, así como el padre o la madre, con el equivalente a nueve mensualidades de la base reguladora y con doce mensualidades, si se trata de ambos ascendientes. La LGSS, también establece los requisitos para reclamar estas  indemnizaciones.
WWW.GBASOCIADOS.COM

Comments are closed.