Delegación de Bilbao:
C/ Diputación, 8 2ªPta
Deptos 12-13
48008, Bilbao
Delegación de Madrid:
C/ Velázquez, 12 4º
28006, Madrid

LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES

LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES
Recientemente, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker presentó, el esbozo preliminar de un documento considerado como elenfermedades profesionales “pilar europeo de derechos sociales”, con el cual se activa una amplia consulta pública, para producir lo que según juristas europeos representaría la oportunidad para generar una verdadera revolución en el mundo laboral, que afiance la defensa de los derechos sociales de los trabajadores en la Unión Europea.
Al respecto, Marianne Thyssen, comisaria europea de Empleo, Asuntos Sociales, Capacidades y Movilidad Laboral, declaró que la globalización, la revolución digital y los nuevos modelos empresariales tienen un impacto sin precedentes en nuestra forma de trabajar”, por lo que “tenemos que estar preparados para prever estas tendencias” y preguntarnos: si ¿las políticas sociales, en un sentido amplio, de nuestra Unión Europea y de nuestros Estados miembros están adecuadas a su finalidad para el siglo XXI?
Uno de los aspectos que deberá ser trabajado en este documento, es el relativo a situaciones que han experimentado un desarrollo exponencial, como la ocurrencia de las enfermedades profesionales, las cuales afectan a más del treinta por ciento de las personas en edad laboral en Europa actualmente, según cifras publicadas por la Organización Mundial de la Salud, OMS.
LAS ENFERMEDADES PROFESIONALES

Se denominan “enfermedades profesionales”, aquellas que se originan por el desarrollo de una actividad laboral en ambientes naturalmente contaminados o antrópicamente descuidados o las que implican una exposición permanente a gérmenes patógenos o diversos tipos de agentes contaminantes. En España, existe una lista oficial publicada por el Ministerio de Trabajo que identifica algunas de estas enfermedades y otorga el derecho   de cobrar indemnizaciones a los trabajadores que las padecen.

Asimismo, en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, mediante el cual se aprobó el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecieron criterios para su notificación y registro; se reconoce que  las enfermedades profesionales y los accidentes de trabajo son contingencias profesionales, que deben ser  indemnizadas, porque representan daños para los trabajadores.

Según el artículo 116 de la Ley General de la Seguridad Social “se entenderá por enfermedad profesional, la contraída a consecuencia del trabajo ejecutado por cuenta ajena y/o propia en las actividades que se especifiquen en el cuadro que se apruebe por las disposiciones de aplicación y desarrollo de esta Ley, y que esté provocada por la acción de los elementos o sustancias que en dicho cuadro se indiquen para cada enfermedad profesional”.

Igualmente, en el artículo 117 del mismo instrumento legal, se caracterizan los accidentes no laborales y las enfermedades comunes como “las alteraciones de la salud que no tengan la condición de accidentes de trabajo ni de enfermedades profesionales, conforme a lo dispuesto respectivamente”. Esto tiene como propósito, diferenciar éstas de las anteriores, al compararlas con las descritas en el cuadro anexo del artículo 116 de la LSS.
ENFERMEDADES PROFESIONALES MAS COMUNES
Las enfermedades profesionales más comunes en España son la tendinitis, la epicondilitis, la dermatitis, la hipoacusia por exceso de ruido, el asma, los síndromes del  Túnel Carpiano, el mesotelioma, la asbestosis y neumoconiosis. No obstante, las afecciones  cardiovasculares y  mentales, son el origen de una altísima incidencia en la discapacidad y la mortalidad de la clase trabajadora.
Lo más grave de esta situación, es que las afecciones cardiovasculares rápidamente degeneran en decesos impredecibles y en el caso de las enfermedades mentales ocurre que para ser reconocidas como el producto de situaciones de stress laboral, se requiere de la participación de profesionales expertos en áreas como la psicología o la psiquiatría, entre cuyas opiniones suelen existir divergencias subjetivas.
Los padecimientos mentales no han sido contemplados en los registros oficiales de enfermedades profesionales. Sin embargo, los datos apuntan que más de 700 trabajadores fallecen anualmente por esta causa y en la actualidad existen más de 7.000 casos de alteraciones mentales de origen laboral por año.
El Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, reveló recientemente que casi 150.000 trabajadores y 140.000 trabajadoras padecerían de: estrés, ansiedad o depresión a causa de sus ocupaciones, sin recibir algún tipo de tratamiento preventivo o ser beneficiados por indemnizaciones.

Comments are closed.