Delegación de Bilbao:
C/ Diputación, 8 2ªPta
Deptos 12-13
48008, Bilbao
Delegación de Madrid:
C/ Velázquez, 12 4º
28006, Madrid

EL VOTO EN COMUNIDADES DE VECINOS

 
EL VOTO EN COMUNIDADES DE VECINOS
La Propiedad Horizontal como régimen de convivencia vecinal, implica el ejercicio de la democracia para la toma de decisiones, las cuales además de respetar los deberes y derechos establecidos en el art. 396 del Código Civil y en la Ley de Propiedad Horizontal, entre otras, deben satisfacer las necesidades de todos los propietarios, o por lo menos de la mayoría.voto comunidad vecinos

Es así como el voto en las comunidades de vecinos, es el acto democrático mediante el cual, cada comunero expresa su preferencia por una  moción, una propuesta, una medida o una decisión; manifestada en forma pública. Por lo tanto, el voto se convierte en el método, cuyo procedimiento se sustenta en el hecho de que la Comunidad de propietarios valora su opinión conjunta para la toma de decisiones en los asuntos que reglamentan su vida vecinal.

Como el ejercicio democrático en las comunidades se cristaliza a través de la manifestación de la voluntad de sus integrantes, en procura de lograr acuerdos que deben ser calificados mediante la manifestación de tu voluntad, es importante que conozcas las condiciones que califican tu voto para formalizar los acuerdos que se establecen en las Juntas de propietarios.
ACUERDOS QUE REQUIEREN UNANIMIDAD

De acuerdo con lo establecido en el artículo  17-1 de la Ley de Propiedad Horizontal, y para el voto en las comunidades de vecinos, “la unanimidad sólo será exigible para la validez de los acuerdos que impliquen la aprobación o modificación de las reglas contenidas en el título constitutivo de la propiedad horizontal o en los estatutos de la comunidad”.

Esto supondría, que la aprobación de una norma estatutaria que se refiera a la modificación de la estructura externa del inmueble, cuando ésta sea imprescindible para mejorar el aspecto estético del mismo, requerirá ser aprobada por unanimidad.
Es así como las sentencias SSTS del 14 de febrero y del 27 de junio de 1996, convertidas en jurisprudencia, determinan estrictamente “la exigencia de unanimidad para las obras que afectan a la configuración exterior del edificio, incluso en los casos en que las obras realizadas impliquen una mejora estética) o cuando se hubieran llevado a cabo en una terraza privativa y alteren la forma geométrica o volumen del edificio (STS de 20 de abril de 1993), entendiendo en este último caso que quedaban afectadas las paredes exteriores del edificio que se consideran elemento común”.
PORCENTAJES NECESARIOS PARA LA VALIDACIÓN DE OTROS ACUERDOS

En cuanto al voto en las comunidades de vecinos, existen acuerdos que deben ser aprobados por las tres quintas partes o el 60 por ciento de la Junta de propietarios. Estos acuerdos se refieren: al establecimiento o supresión de los servicios de portería, de conserjería  o de vigilancia, la creación o eliminación de cualquier un servicio común considerado de disfrute colectivo, la instalación o cancelación de un ascensor, siempre que no perjudique el derecho de disfrute de alguno de los copropietarios o el arrendamiento de elementos comunes sin uso específico.

Entre los acuerdos que requieren la aprobación de un tercio o 33% de los comuneros asistentes a la Junta de propietarios se pueden considerar: la instalación o adaptación de las infraestructuras comunes a los servicios de telecomunicación, como parabólicas y la instalación de sistemas comunes o privativos de aprovechamiento de energía solar o de acceso a nuevos suministros energéticos colectivos, entre otros servicios comunes.
El voto negativo
Según la ley, todo comunero tiene derecho a expresar su voto negativo ante un acuerdo que considere inconveniente, lo cual le otorga la posibilidad de impugnarlo, pero el vecino que se abstenga de votar no puede impugnar dicho acuerdo. No obstante, la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el año 2013, emitió una decisión donde se establece que: “el copropietario que se abstenga en la Junta de Vecinos también podrá impugnar el acuerdo siempre que manifieste en el acta la frase: salva el voto, “.
La necesidad de salvar tu voto adquiere sentido, cuando no tienes suficiente información o conocimiento sobre la naturaleza, la legalidad, el alcance o las implicaciones del acuerdo a considerar. En esa situación es razonable no votar favorablemente o ni hacerlo en contra del acuerdo, sino abstenerte públicamente y manifestar “voto salvado” para tener el derecho a impugnar el acuerdo mediante acción judicial.
WWW.GBASOCIADOS.COM

Comments are closed.