Delegación de Bilbao:
C/ Diputación, 8 2ªPta
Deptos 12-13
48008, Bilbao
Delegación de Madrid:
C/ Velázquez, 12 4º
28006, Madrid

NORMAS DE CONVIVENCIA VECINAL

 
NORMAS DE CONVIVENCIA VECINAL

La sana convivencia vecinal es un factor determinante para  que se desarrollen comunidades de propietarios bien adaptadas a la vida vecinal, la cual debe sustentarse en el reconocimiento de deberes y derechos por parte de los copropietarios, la consideración y la solidaridad entre ellos y el respeto a las normas de convivencia vecinal establecidas por la propia comunidad, a través de sus estatutos y las normas de Régimen Interno.

normas convivencia vecinalLas normas de Régimen Interno y los estatutos no están por enciman del Código Civil, el cual tiene carácter general, ni de la Ley de Propiedad Horizontal, desarrollada para reglamentar un área específica de la actividad social. No obstante, son instrumentos complementarios de los anteriores, creados por las comunidades de propietarios con el propósito de establecer requisitos básicos que garanticen la armónica convivencia entre los comuneros de inmuebles, sujetos al régimen de Propiedad Horizontal.
Es por ello que todo propietario u ocupante de una finca, piso, departamento o local, debe cumplir con las normas establecidas por parte de su comunidad de propietarios en sus estatutos,  fundamentados en el artículo 7-2 de la Ley de Propiedad Horizontal.
En el citado artículo, la LPH, señala que “Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.
Las normas, los derechos y las obligaciones

Seguramente tu comunidad ha establecido unas Normas de Régimen Interno que determinan los derechos y obligaciones de los copropietario, entre las cuales, siempre se describen “el mantener la vivienda en buen estado de conservación y consentir en ella las reparaciones necesarias para su mantenimiento”, así como “colaborar con la comunidad de vecinos en el mantenimiento de paz, el orden y las buenas relaciones”.

Asimismo, los comuneros constituidos en Juntas de  propietarios, establecen en sus estatutos, otras normas que favorecen la convivencia, tales como: la prohibición incurrir en acciones o actividades consideradas como: molestas, insalubres, nocivas y peligrosas.
Actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas

Se caracterizan como “molestas”,  las actividades que constituyen, en sí mismas,  una incomodidad a causa de los estruendos, los ruidos o las vibraciones, ya sean producidas por las personas adultas o por los niños. Igualmente, son molestos los sonidos generados por instrumentos, herramientas o por máquinas utilizadas para la prestación de servicios de limpieza o mantenimiento, tales como: aspiradoras, cortadoras de hierba o césped, aspersores de piscinas, entre otras.

Son actividades “insalubres” las relacionadas con el desprendimiento o la evacuación de productos que puedan resultar directa o indirectamente perjudiciales para la salud de quien los causa o de los otros integrantes de la comunidad de propietarios, tales como: los líquidos no autorizados para fumigaciones, destapadores de cañerías o de desagües, los gases emanados por vehículos en mal estado y los malos olores generados por la falta de limpieza de las instalaciones privativas de los copropietarios.
El calificativo de actividades “nocivas”, se aplica a aquellas “que ocasionan daños a la riqueza agrícola, forestal, pecuaria o piscícola”, como la irrigación con aguas contaminadas, la eliminación de aguas de desecho en vertederos sanos o el uso de fertilizantes industriales, como algunos utilizados para el mantenimiento de áreas verdes. Estas son  actividades que atentan contra la vida del humano.
Al respecto, la revista Ecology Letters publicó recientemente un artículo sobre los cambios en los niveles de cianobacterias en el continente europeo, cuyas floraciones son una “seria amenaza para las fuentes de suministro de agua dulce,  ya que algunas especies contienen toxinas perjudiciales para el sistema nervioso y el hígado del ser humano”.
Sanciones ante la violación de las normas vecinales
Si incurres en el desarrollo de actividades molestas, nocivas o insalubres, como las descritas, entre otras, el presidente de tu comunidad de propietarios, deberá imponerte la inmediata cesación de las mismas. Esto podrá hacerlo por iniciativa propia o a solicitud de  cualquier propietario u ocupante de tu inmueble. También podrá ejercer acciones judiciales en tu contra, en cumplimiento del artículo 7- 2 de la Ley de propiedad Horizontal.
www.gbasociados.com

Comments are closed.